Historia de la terminal de Retiro



La Terminal de Ómnibus de Retiro fue construida por la firma Baiter S.A., se inauguró el 1 de mayo de 1983, y originalmente aglutinó a 58 empresas de transporte de pasajeros.



Fue pensada como una solución a los problemas de tránsito que sufría la ciudad como consecuencia de la falta de una terminal única de la cual partiesen todas las compañías de servicios de larga distancia. Por eso en 1980 se llamó a un concurso de proyectos, en el cual resultó ganadora la propuesta de los arquitectos Fernando Serra, Jorge Valera y Raúl Petrucci. Durante el desarrollo del proyecto, se hizo oír en los medios la oposición de las compañías de ómnibus, que criticaron la obligatoriedad de trasladarse a la nueva terminal, y el aumento de los costos que les supondría el operar allí.

Sin embargo, con la clausura de la mayor parte del sistema ferroviario de la Argentina entre 1991 y 1993, el número de compañías aumentó de forma considerable y la terminal sufrió de forma cada vez más notable la inadecuación de sus instalaciones para semejante demanda. Por ello fue remodelado en 1995, construyéndose un nuevo camino de acceso curvo, cubierto y en rampa desde la Avenida Ramos Mejía. Se ensayaron diversos planes para una nueva terminal, incluso unificándola con las tres ferroviarias, y un proyecto de los arquitectos Baudizzone-Lestard-Varas fue elegido ganador del concurso realizado en 1997, pero jamás fue concretado.

La Terminal de Ómnibus de Buenos Aires es administrada por TEBA S.A. desde 1993.

Retiro Terminal -el sitio no oficial de la Terminal de Retiro- te informa.

Compartir

Artículos relacionados